SOSLTICIO DE VERANO

Con casi 18 horas de día, los Druidas, Celtas, Wicanos y paganos en general celebramos la festividad del solsticio de verano, más comúnmente conocida como San Juan, en bretón Tantad Sant Yann. Antiguamente se encendían los Fuegos a partir de las siete esencias sagradas de árboles que son el Avellano y el Roble, el Manzano y el Acebo, el Pino y el Tejo y por último el Fresno.


El Fuego es a la vez un purificador y un regenerador, así como el prolongamiento ígneo de la Luz.


Tres formas de Fuego:


El Fuego de la Tierra, el nuestro, las Hogueras de las Tribus.


El Fuego de la atmosfera, que son los relámpagos, los Tambores del Cielo.


El Fuego del Cielo, que es el Sol, la Luz sin Tiempo.





Antiguamente, en las regiones montañosas bretonas, una rueda forrada con paja ardiente se hace rodar arriba y abajo de una colina para promover el viaje del Sol y alentarlo a desarrollar su curso. La Rueda es un signo de renovación perpetua y la paja es el símbolo de la desecación y la muerte.


Lug, es un dios solar que se puede pensar para el solsticio de verano, aunque la fiesta dedicada a él es Lugnasad, el 1 de agosto. Pero es un dios de la luz, de la luz espiritual, que, al ser politécnico, también tiene el poder de curar, lo que lo vincula a las hierbas medicinales.


Belenos es otro dios solar que encarna el brillo del sol, su fuerza vital y creadora: es por tanto una de las grandes divinidades de la vegetación y gestiona el crecimiento de las plantas, en particular de las plantas medicinales.


Es a él a quien honramos el 1 de mayo, para Beltain. No deja de ser sorprendente encontrar estas dos festividades dedicadas a diferentes aspectos del sol que enmarcan el solsticio, el punto culminante del verano, dedicado a Taranis, el dios de este relámpago que es el fuego de la atmósfera.


Por otro lado, sabemos que la soberanía, pilar de la civilización celta, debe ser conquistada. Y obedece a las leyes, en particular a las cíclicas donde se expresan los símbolos de la vida, la muerte, la germinación, la fecundidad, la llegada al mundo. La Rueda cíclica de la Vida, aquí y en.… el Cosmos.


Recolecta de nuestras Hermanas las Hierbas.


Además, es el momento de recolectar las hierbas medicinales que están en su mejor momento en esta época del año. Entre las plantas del Solsticio Verano, cuyo rito de recolección se hace caminando hacia atrás antes de que salga el sol, y con la mano izquierda se recolectan las siguientes hierbas: milenrama, angélica, artemisa, hisopo, hiedra terrestre, hipérico, heliotropo, orégano, manzanilla, salvia, macho helecho, verbena, genciana amarilla, flor de saúco, menta, caldo blanco, rosa mosqueta, madreselva, escrofularia, avellana, árnica, margarita grande, etc.

Porque se saltan los fuegos en el Solsticio de verano (San Juan).

Es en recuerdo de los ritos de fertilidad que las parejas saltan por encima de las llamas cuando se trataba de adivinar la altura de las cosechas por venir y asegurar la fertilidad de los jóvenes y nuevas parejas.

Han sido algunas pinceladas relacionadas con el Solsticio de Verano, os deseo a todos la mejor velada cerca del Fuego, indispensable en esa noche mágicamente Celta.


José Luis Nuag. Archidruida de “Nueva Orden Druida Sendero Verde 1995®”


67 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo